Una guía para comprar una buena tablet para niños y adolescentes

tablet para niños y adolescentes

No sería polémico decir que hoy en día las tablets están en su mejor momento. Con el paso de los años su tecnología ha crecido a pasos agigantados hasta el punto en el que pueden competir directamente con las laptops.

De la misma forma que con su conveniencia y practicidad las computadoras portátiles comenzaron a desplazar a las de escritorio, podemos ver algo muy parecido con las laptops y las tablets.

En esta oportunidad vamos a hablar de todo lo que necesita tener una buena tablet. Como “una buena tablet” varía mucho de usuario a usuario, nos concentraremos en las tablets para niños.

Como los juegos y videos van a ser una de las partes más fundamentales de estas tablets, le prestaremos mucha atención a la velocidad y la calidad de la pantalla.

La importancia de elegir un dispositivo de calidad

La calidad de un dispositivo depende de los materiales con los que están fabricados. Los dispositivos más costosos cuentan con mejores materiales y con componentes internos mucho más potentes. Es por esta razón que logran tener un rendimiento mucho más eficiente, así como también tienen una vida útil más larga.

elegir un dispositivo de calidad

Por su parte, en lo que respecta a los costos a largo plazo, conviene mucho más comprar un dispositivo confiable, que puede salir un poco más costoso en un principio, pero ofrece mejor rendimiento y dura más. En el caso de comprar un dispositivo barato y ahorrar, este luego requerirá reparaciones o durará mucho menos tiempo.

Velocidad

Empecemos con la velocidad, una de las partes más importante de cualquier equipo inteligente. En el caso de las tablets, la velocidad va a estar determinada principalmente por dos componentes: la memoria RAM y el procesador. Esto lo hace una parte a tener en cuenta para aquellos que busquen un dispositivo veloz.

Aunque no vamos a entrar en el hilado fino de ambos componentes, creemos que sí comprenden un poco más sobre ellos, van a poder entender mejor a cualquier aparato electrónico.

El procesador o CPU es el corazón de una tablet. Aquí se lleva a cabo la mayoría del “trabajo”, el procesamiento de la información necesaria para ejecutar cualquier programa o aplicación.

La velocidad con la que el procesador trabaje con la información va a estar determinada por dos cosas, el número de núcleos que tenga y la velocidad de reloj.

El procesador está hecho de núcleos, siendo un CPU la suma de todos sus núcleos. Mientras más núcleos, mejor. Sin embargo, también es importante la velocidad máxima a la que puedan llegar esos núcleos, la velocidad de reloj.

Por otra parte, el procesador solo puede trabajar con una cantidad limitada de información al mismo tiempo. Esta es la memoria RAM. Hay dos maneras en las que una tablet puede llegar a necesitar mucha RAM: cuando hace una tarea muy compleja o cuando hace muchas tareas simples.

El primer caso podría ser jugar un juego de última generación. Aquí tienen que cargarse texturas, sistemas, sonidos y demás. En el caso del segundo, esto puede ser algo tan simple como ver un video en segundo plano mientras jugamos un juego, para poner un ejemplo.

Algunos valores de referencia

Aunque esperamos que ahora conozcan un poco mejor todo lo involucrado en la velocidad de una tablet, la mejor forma de que puedan ponerlo en práctica es sabiendo algunos valores de referencia.

En el caso de la memoria RAM, los modelos de tablet económica de calidad cuentan con un mínimo de 3 GB de memoria. Por su parte, quienes busquen una tablet de gama media harán bien en apuntar entre los 4 y los 6 GB. Este número aumenta todavía más en las tablets de tope de gama, las cuales pueden tener desde 8 a 12 GB de RAM.

Pasando al procesador, las gamas económicas suelen contar con alrededor de 4 núcleos y 1.8 GHz de velocidad de reloj. Si queremos un poco más de desempeño, las gamas medias rondan entre los 6 y los 8 núcleos y unas velocidades de reloj entre 2.0 GHz y 2.5 GHz. En el caso de los dispositivos más avanzados, aquí encontramos valores entre los 8 y los 12 núcleos y los 2.5 y 3.0 de velocidades de reloj.

Pantalla

Más allá del rendimiento, la pantalla aparece como un punto crucial de las tablets. De hecho, aquí encontramos una de sus ventajas más importantes por sobre las laptops.

Las pantallas de las tablets suelen superar ampliamente en calidad y desempeño a la de las computadoras portátiles.  La razón de esto es que varios de los componentes que en una laptop aumentan bastante el precio no están presentes en las tablets.

Si bien esto hace que las tablets sean en comparación equipos menos potentes, también les da una ventaja considerable en la calidad de su pantalla.

Más allá de esto, decir que son menos potentes no significa que sean lentas. Para el uso diario, la velocidad de las tablets es más que suficiente para cualquier actividad. Sin embargo, es verdad que no vamos a poder utilizar la mayoría del software profesional avanzado o jugar a juegos triple AAA en una tablet.

 Los tipos de pantalla

Existen tres tipos de pantalla principales en una tablet: la LCD, la OLED y la AMOLED. Empecemos con la LCD. Las pantallas LCD fueron uno de los saltos más grandes en tecnología visual de las últimas décadas y aunque hoy en día es superada por varias tecnologías más modernas, todavía aparece como una opción muy económica.

Sin embargo, a pesar de ser económicas y traer una buena calidad de imagen, las pantallas LCD tienen un consumo más elevado de energía y un menor tiempo de respuesta. Esto último puede ser particularmente molesto en el caso de los juegos.

Pasemos ahora a las pantallas OLED. Aquí estamos haciendo un salto de dos generaciones de tecnología de pantalla, ya que pasamos por alto a las pantallas LED clásicas. Estas aparecen como un intermedio entre las LCD y las LED avanzadas, por lo que preferimos detenernos con más detalle en las versiones especializadas.

En el caso de la OLED, estas representan una enorme mejoría de calidad de imagen. No solo vamos a encontrar una mayor densidad de pixeles, es decir, una mayor resolución, sino que la tecnología de color y brillo avanzados contribuyen todavía más a la nitidez.

Más allá de esto, las pantallas OLED también consumen mucha menos energía que las LCD y un poco menos que las LED. Aunque en el caso de los televisores esto solo representa menos gasto de electricidad, en las tablets esto se traduce en una mayor duración de la batería.

Por último tenemos a las AMOLED, el tipo más avanzado de tecnología LED. Además de todos los beneficios del OLED, las pantallas AMOLED cuentan con un tiempo de respuesta mucho más veloz. Esto va a ser particularmente notorio en el caso de los juegos y películas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir